1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://americalatina.about.com/od/Historia/a/Existi-O-La-Ciudad-De-El-Dorado.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

¿Existió la ciudad de El Dorado?

De

¿Existió la ciudad de El Dorado?

Balsa Muisca representando la ceremonia de El Dorado.

Colombia Tourism Board

La búsqueda por descubrir la ciudad mítica de El Dorado en América Latina ha inspirado películas, libros, cuentos y una fascinación perenne por confirmar si realmente existió. Las leyendas varían pero por lo general coinciden en afirmar que cuando los conquistadores llegaron en el siglo XVI, escucharon historias de una tribu de indios en los Andes (ahora Colombia) donde como parte de una ceremonia, el jefe era rociado en polvo de oro y los habitantes tiraban esmeraldas y oro al Lago Guatavita para apaciguar a los dioses que habitaban ahí. El mito le dio origen al nombre de la ciudad y desde entonces surgió esta obsesión por encontrar la mágica ciudadela ubicada en algún rincón del Amazonas.

La primera expedición oficial para encontrar El Dorado fue liderada en 1541 por Gonzalo Pizarro, el medio hermano de Francisco Pizarro, el conquistador español que fundó Cuzco en 1534. Con plena confianza en que la expedición seria exitosa, este gobernador de Quito invirtió casi todo su dinero en preparar el viaje y lideró un grupo de 200 hombres vestidos con armaduras completas, más de 4,000 indios esclavos, llamas, cerdos y 2,000 perros de caza hacia los Andes. De acuerdo a David Grann, autor de La Ciudad Perdida de Z, el historiador Pedro de Cieza de León relató que Pizarro era despiadado y ostentaba el innoble título de “carnicero” ya que en su afán por encontrar El Dorado ordenaba que torturaran a los indios que no respondían a sus preguntas, e incluso que los quemaran y que se los dieran de comer a los perros.

La expedición, a pesar de su tamaño y escala, no fue exitosa. En la selva inhóspita los indios murieron de hambre o perecieron a causa de las enfermedades que contrajeron ya que carecían de las defensas adecuadas para resistirlas. Las llamas, reubicadas en un clima que no era el de los altiplanos donde naturalmente habitaban, murieron del insoportable calor o sencillamente fueron el alimento de los exploradores. Después de un tiempo considerable, el grupo de Pizarro decidió dividirse en dos, y Francisco de Orellana, el segundo en comando, lideró a un grupo más reducido que terminó cruzando por primera vez el Amazonas hasta desembocar en el Atlántico. En 1542, humillado, Pizarro regresó a Quito con sólo 80 personas en su expedición. Orellana, sí decidió regresar en en 1545 pero su expedición fue incluso más desastrosa y al final él tambien terminó muriendo en el viaje.

A pesar de que se sabía de los retos y los desafíos que significaba emprender la búsqueda de El Dorado, el imaginario de la leyenda continuó conquistando el corazón de muchísimos exploradores quienes dejaron todo y partieron rumbo al Amazonas. En 1617, el inglés Walter Raleigh zarpó junto con su hijo Watt decididos a resolver el misterio. Durante la expedición Raleigh envió a su hijo para que bordeara el Río Orinoco pero este nunca regresó ya que murió en una confrontación con los españoles. A su regreso, el Rey Jacobo ordenó que decapitaran a Raleigh. Confrontados con los peligros de la vida en la selva, el calor y las enfermedades e infecciones causadas por los mosquitos y otros animales, las distintas expediciones que se adentraron en la región para buscar El Dorado fracasaron, se desarticularon o incluso terminaron adoptando actitudes caníbales.

Ya en el siglo XX, una de las más reconocidas expediciones fue liderada por Percy Fawcett, su hijo Jack y el mejor amigo de su hijo, Raleigh Rimmel. En 1925 los tres cruzaron el Atlántico hacia un campamento en el Brasil conocido como Caballo Muerto para buscar la ciudad perdida de Z, el nombre con el cual el explorador se refería a El Dorado. Fawcett, que había sido uno de los exploradores estrellas del Royal Geographic Society de Londres, e incluso había tenido la difícil tarea de demarcar los límites territoriales entre Brasil y Bolivia, logró financiar parte de su viaje con dinero de distintos periódicos ya que a cambio prometió enviar actualizaciones sobre los avances de la exploración. Por cinco meses se tuvo noticia de la comitiva, pero después de eso se les perdió el rastro. Dos años después el destino del trío era incierto: podían haber muerto o ser rehenes de alguna tribu. En 1928 se lanzó la primera expedición de búsqueda, pero ésta regreso sin éxito. Desde entonces, sin embargo, muchísimas otras expediciones han intentado trazar los pasos de Fawcett y averiguar qué fue lo que realmente sucedió con el explorador así como continuar con la búsqueda de la leyenda de El Dorado.

  1. About.com
  2. About en Español
  3. América Latina
  4. Historia de la región
  5. ¿Existió la ciudad mítica de El Dorado?

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.